Tratamiento conservador del lipedema

Tratamiento conservador del lipedema

El lipedema es una alteración en la distribución del tejido graso que afecta fundamentalmente a mujeres.

Se caracteriza por una desproporción de grasa entre la mitad inferior del cuerpo y la mitad superior.

Su afectación es simétrica y bilateral, es decir, afecta a ambos miembros por igual y en general, abarca desde la cadera hasta los tobillos, dejando libres los pies, “pantalón bombacho, piernas en columna, signo cuffing…”

En casos más avanzados, puede afectar a los brazos.

El cúmulo de grasa patológica en el lipedema, genera un estado inflamatorio de bajo grado e hipoxia (falta de 02) en los tejidos, dando lugar a diferente sintomatología:

  • Dolor a la palpación
  • Fragilidad capilar (tendencia a la formación de hematomas)
  • Pesadez y tirantez
  • Aumento del edema
  • Presencia de teleangiectasias (arañas vasculares)
  • Hipotermia en la piel

El tratamiento conservador del lipedema, es un tratamiento no invasivo, no quirúrgico que se dirige principalmente al manejo y mejora de esta sintomatología mediante un abordaje multidisciplinar basado en el ejercicio, la nutrición, la terapia compresiva y la fisioterapia.

Es importante recalcar el objetivo principal del tratamiento conservador dentro de la fisioterapia y conocer sus limitaciones para no generar frustraciones.
Es decir, con el tratamiento conservador, desde la fisioterapia, podemos aliviar los síntomas del lipedema y mejorar ligeramente la apariencia de las extremidades, pero en ningún caso se va a eliminar la grasa patológica tan característica de esta patología.

Dentro del abordaje fisioterapéutico, la terapia linfática descongestiva, que incluye; el drenaje linfático manual, el ejercicio físico, vendajes compresivos multicapa y cuidados de la piel, supone el procedimiento estándar en fisioterapia para el manejo del lipedema.



tratamiento-lipedema

El drenaje linfático manual junto con la terapia compresiva, actúan reduciendo el dolor, los hematomas, mejorando el flujo venoso y disminuyendo la producción de la linfa.

Como complemento, en nuestra consulta, Fisionkai, combinamos la terapia linfática descongestiva con radiofrecuencia.

En este caso, la radiofrecuencia nos va a permitir trabajar con mayor profundidad el tejido y manejar diferentes temperaturas según las necesidades de cada paciente.
Dentro de los efectos que nos aporta la radiofrecuencia en el tratamiento del lipedema, contamos con:

  • Activación de la microcirculación.
  • Aumento del metabolismo celular favoreciendo el intercambio de oxígeno, nutrientes y productos de desecho.
  • Disminución del edema.
  • Reducción de los depósitos grasos.
  • Mejora del aspecto de la celulitis y flacidez, debido a la reestructuración del colágeno y elastina.

Como se ha comentado anteriormente, el lipedema genera un estado inflamatorio de bajo grado en el tejido que requiere, además del abordaje fisioterapéutico, un cambio de hábitos en el día a día de la paciente fomentando un estilo de vida saludable.

¿Cómo?

1. Haciendo ejercicio físico diario:

Las contracciones musculares van a favorecer el bombeo y drenaje circulatorio además de evitar la inflamación. Se deben buscar ejercicios de bajo impacto y alternar el ejercicio aeróbico con entrenamiento de fuerza. El ejercicio se debe realizar con medias de compresión para favorecer el retorno linfático-venoso y reducir la sensación de dolor y pesadez.

2. Alimentándote bien:

Con esto no quiere decir que comamos menos sino mejor. Incluir en tu dieta alimentos antiinflamatorios, incluir alimentos ricos en fibra… Si fuera necesario, acudir a un nutricionista que te guie en el proceso.

3. Hidratándote:

Evita bebidas alcohólicas y/o gaseosas y aumenta la ingesta de agua.

4. Durmiendo lo suficiente:

Se ha observado que una baja duración/calidad del sueño se relaciona con el aumento de peso, la producción de células pro inflamatorias, la resistencia a la insulina y el estrés oxidativo.

Para más información sobre el tratamiento conservador del lipedema, escríbenos o llámanos y te daremos un cita informativa.

Radiofrecuencia en fisioestética

Radiofrecuencia en fisioestética

¿Qué es la rafiofrecuencia en fisioestética

La hipertermia Capenergy, favorece el drenaje linfático, la reabsorción de los edemas, el dolor y la inflamación desde las primeras sesiones de tratamiento.

Es una terapia electromédica que utiliza un dispositivo de radio que emite una señal de alta frecuencia (rangos entre 0,5MHz- 1,5MHz) con el objetivo de generar una activación fisiológica desde el interior de los tejidos mediante la microcirculación, el aumento de la temperatura y la vasodilatación.

La acción profunda tisular, explica su uso en diferentes campos de aplicación: fisioterapia, estética, post-cirugía, medicina del dolor, dermatología…

La radiofrecuencia es una tratamiento efectivo e indoloro que reactiva nuestro organismo a nivel celular. Hoy en día, es una de las técnicas menos invasivas para el tratamiento no quirúrgico de la piel y tratamiento de la celulitis.

Como cualquier otra energía, la radiofrecuencia tiene la capacidad de generar calor desde las capas más profundas del tejido, por lo que favorece la reestructuración del colágeno y la formación de nuevo colágeno y elastina, mejora el drenaje linfático (acelerando la eliminación de toxinas) y activa la microcirculación (mayor oxigenación del tejido).

El tratamiento con radiofrecuencia se puede realizar en cualquier partes del cuerpo y proporciona una piel visiblemente más tersa, firme y rejuvenecida, generando una mejora en el contorno corporal y en la apariencia de la celulitis.


¿Cuáles son los beneficios y los efectos secundarios?

    Beneficios:

  • Desintoxica la piel y mejora el flujo sanguíneo.
  • Favorece el drenaje y combate el exceso de líquidos que provoca la celulitis.
  • Reafirma y tonifica la piel.
  • Revitaliza, oxigena y nutre el tejido.
  • Reduce y/o elimina las finas líneas de expresión.
  • Favorece la reestructuración y formación de colágeno y elastina.
  • Aumenta la combustión de las grasas.

Efectos secundarios:

El tratamiento de radiofrecuencia con Capenergy es muy seguro, sin embargo, se puede experimentar un ligero enrojecimiento de la piel tras las sesiones que normalmente desaparecen rápidamente.

Se recomienda el uso de protector solar y evitar exfoliantes durante los siguiente días al tratamiento.

drenaje linfático

Indicaciones y contraindicaciones

    Indicaciones:

  • Tratamiento de la celulitits
  • Reafirmación y reducción de abdomen
  • Reafirmación glúteos
  • Reafirmación brazos
  • Contorno de ojos
  • Arrugas
  • Rejuvenecimiento facial
    Contraindicaciones:

  • Mujeres en embarazo o lactancia
  • Personas con alteraciones de la coagulación
  • Pacientes con marcapasos, electroestimuladores…
  • Pacientes con cáncer activo
  • Pacientes portadores de placas, tornillos o elementos de fijación ósea de metal (esta contraindicación es relativa ya que se puede utilizar en zonas lejanas).

Si tienes interés respecto al drenaje linfático, puedes pedir más información, o si lo prefieres, ponerte en contacto con nosotros y te atenderemos.

Linfedema asociado al cáncer de mama

Linfedema asociado al cáncer de mama

El cáncer de mama, junto con el cáncer de pulmón, es el tumor más frecuentemente diagnosticado en todo el mundo.

En Europa en el año 2020, se diagnosticaron aproximadamente unos 27.925.050 (24,5%) nuevos casos cáncer de mama en la población femenina. Actualmente, es el tumor más frecuente en mujeres y la principal causa de muerte por cáncer (16,3%).

A día de hoy, existen numerosas actividades preventivas y campañas de detección precoz que han logrado diagnósticos en fases iniciales favoreciendo así, un mejor control de la enfermedad y mayores posibilidades de curación.

Así mismo, los avances terapéuticos han contribuido a una mejor calidad de vida y una mejora significativa en la supervivencia libre de enfermedad y supervivencia global.

Sin embargo y a pesar de las mejoras en el tratamiento médico- quirúrgico, las pacientes de cáncer de mama se enfrentan a numerosas secuelas derivadas del proceso oncológico y sus tratamientos, entre ellas:

  • Dolor
  • Fatiga
  • Limitación de la movilidad
  • Neuropatías
  • Fibrosis (endurecimiento del tejido)
  • Alteraciones cardiorrespiratorias
  • Alteraciones en la postura
  • Edema
  • Cicatrices
  • Linfedema

En este post, me gustaría centrarme en una de estas secuelas en concreto: EL LINFEDEMA.

El linfedema secundario al cáncer de mama, es una secuela negativa derivada del tratamiento oncológico y se considera la principal causa del linfedema secundario en países desarrollados.

La incidencia global estimada del linfedema crónico en el brazo tras un cáncer de mama es del 21.4% aprox., lo que indica que afecta a 1 de cada 5 pacientes intervenidas de cáncer de mama.

La probabilidad de desarrollar un linfedema es mayor en pacientes sometidas a extirpación ganglionar (19,9%) en comparación con aquellas intervenidas mediante biopsia del ganglio centinela (5-6%).

¿Qué ocurre?

El linfedema asociado al cáncer de mama, ocurre como resultado de la interrupción del flujo linfático que provoca la hinchazón anormal en la mama, en el tronco o en el brazo del lado afecto.

En el 75% de los casos, el linfedema se presenta dentro del primer año post- cirugía y en el 90%, pasados 3 años.

Esta imagen, representa el deterioro del sistema linfático tras la retirada de ganglios axilares.
A la izquierda, un vaso linfático sano, capaz de transportar la linfa en sentido ascendente y centrípeto gracias a la acción de sus válvulas, que impiden el reflujo asegurando el transporte hacia los ganglios axilares.

En la segunda y tercera imagen, tras la retirada de ganglios, comienza el deterioro del sistema.
El flujo linfático se ve entorpecido y ralentizado, provocando la acumulación y estancamiento de la linfa en los vasos.
Como consecuencia, los vasos sufren una distensión y engrosamiento de sus paredes y las válvulas dejan de funcionar de manera adecuada impidiendo la salida del flujo linfático.

El edema generado, con el paso del tiempo, provocará un estado inflamatorio que favorecerá el depósito de tejido graso y fibrótico con tendencia a infecciones tisulares recurrentes.

Por otro lado, cabe destacar la importancia de determinados factores de riesgo relacionados con la aparición del linfedema.

Entre ellos, nos encontramos con factores de riesgo relacionados o no con el tratamiento oncológico del cáncer de mama:

1. Factores relacionados con el tratamiento oncológico:

– Tipo de cirugía axilar; las pacientes sometidas a disección axilar, tienen 4 veces más probabilidades de desarrollar linfedema que aquellas pacientes sometidas a la biopsia del ganglio centinela.

– Radioterapia; aquellas pacientes que reciben radioterapia en ganglios regionales axilares, tienen mayor probabilidad de desarrollar linfedema en comparación con aquellas que reciben radioterapia localizada en mama y tórax.

– Ausencia de reconstrucción mamaria:
La reconstrucción inmediata en comparación con la mastectomía sin reconstrucción, reduce significativamente el riesgo de linfedema.

– Quimioterapia adyuvante o neoadyuvante:
No existe suficiente evidencia para considerar la quimioterapia como factor de riesgo en el desarrollo del linfedema, sin embargo, sí se valora el uso quimioterapia con taxanos debido a la retención de líquidos que genera durante y meses después del tratamiento.

2. Factores de riesgo NO relacionados con el tratamiento oncológico sobre los que podemos incidir:

– IMC
Un elevado índice de masa corporal (>30 kg/m2) en el momento del diagnóstico, se relaciona con el riesgo de padecer linfedema.

– Edema subclínico
Estados edematosos previos a la cirugía, se han considera factor de riesgo en el desarrollo del linfedema asociado al cáncer de mama.

– Celulitis por infecciones
Las infecciones recurrentes por celulitis (causadas por la flora microbiana ambiente), aumentan el riego de padece linfedema.

El diagnóstico del linfedema es un desafío, especialmente en etapas iniciales.
Es recomendable realizar un seguimiento previo al tratamiento oncológico para identificar aquellos pacientes de alto riesgo.

En nuestra consulta, te acompañamos durante todo el proceso oncológico y te ayudamos a prevenir o identificar en etapas tempranas esta secuela tan desconocida.

En Fisionkai, estamos especializados en terapia manual y terapia linfática, si tienes cualquier duda, consúltanos.

Bibliografía:

Iyer, D., Jannaway, M., Yang, Y., & P. Scallan, J. (2020). Lymphatic Valves and Lymph Flow in Cancer-Related Lymphedema. Cancers, 12(8), 2297. doi:10.3390/cancers12082297 (https://doi.org/10.3390/cancers12082297)

Gillespie, T. C., Sayegh, H. E., Brunelle, C. L., Daniell, K. M., & Taghian, A. G. (2018). Breast cancer-related lymphedema: risk factors, precautionary measures, and treatments. Gland Surgery, 7(4), 379–403. doi:10.21037/gs.2017.11.04 (https://doi.org/10.21037/gs.2017.11.04)

Rockson, S. G. (2018). Lymphedema after Breast Cancer Treatment. New England Journal of Medicine, 379(20), 1937–1944. doi:

Solicita tu bono o tarjeta regalo

 

Aprovecha nuestras promociones en tratamientos de radiofrecuencia para darte un capricho o regalar a tus seres queridos salud y estética estas navidades

    He leído y acepto la política de privacidad.

    ×

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies